Proehl-Day busca ser Procuradora general

0
107

Por William R. Wynn 

 

TULSA, OK – Una de las tantas carreras políticas en estas elecciones 2018 y que ha pasado desapercibida es la contienda por la procuradora general del Tulsa, donde Jenny Proehl-Day se enfrenta al actual procurador Steve Kunzweiler. La Semana  estuvo con Proehl-Day para saber más sobre sus ideas para mejorar la oficina legal de Tulsa. “Nuestro sistema judicial está roto”, dijo Proehl-Day, destacando que de los distintos candidatos que inicialmente se presentaron a la contienda todos venían del mismo lugar y todos tenían las mismas ideas. “Las personas están cansadas de lo que están haciendo en la procuradora por eso decidí presentarme en la elección”. 

Proehl-Day, es demócrata y cree que es hora de un cambio, pero está segura que nadie, ni Kunzweiller ni otros candidatos que participaron de las primarias van a hacer algo distinto a lo existente, sólo ella puede lograrlo.  “Lo primero que hay que hacer es cambiar la cultura de esta oficina”, explicó Proehl-Day . “Hay que tener un conjunto de ideas progresistas y una mente abierta para poder reformar el sistema de justicia criminal, y después hay que contratar fiscales con ganas de reformar que tengan distintos orígenes sociales y nos ayuden a implementar esos cambios que tanto deseamos ver”. 

Entre esos cambios la candidata espera poder tener la oportunidad de implementar mejores soluciones para los más desamparados que necesiten una buena defensa: los veteranos de guerra, los discapacitados mentales y los adictos al alcohol o a las drogas.  

“La idea es cambiar el enfoque del sistema de justicia criminal”, dijo Proehl-Day. “En vez de hacer un molde para todos, deberíamos empezar a implementar un enfoque de rehabilitación, identificando cuáles son las cosas que pasan subliminalmente y que hacen que la gente se convierta al crimen, cuándo los cargos nos permiten implementar libertad condicional, cuándo necesitamos que algunas cortes alternativas traten ciertos temas…” 

Proehl-Day cree que todos estos esfuerzos van a dar resultados, reduciendo los casos de reincidencia en el crimen, disminuyendo la cantidad de presos en un sistema sobrepoblado. La candidata insiste que más allá de las medidas que se aprobaron mediante el voto popular en los pasados años, hay muchas maneras en la que la procuraduría general puede tratar el problema- Ante todo las cárceles de Oklahoma tienen un 33% más de hombres y un 91% más de mujeres per capita que el promedio nacional, y la DA tiene mucho que ver en cómo se procesan los casos para determinar si son ofensas o crímenes. 

“Nuestras sentencias son mucho más largas que en cualquier otro estado del país, así que estamos encarcelando más, y dando más condenas sin ningún propósito”, insistió Proehl-Day. 

La candidata está segura que la procuraduría puede mejorar su relación con la comunidad hispana, especialmente con los testigos y víctimas de crímenes violentos.  “Las minorías están desproporcionadamente afectadas por el sistema de justicia criminal, y creo que es ningunear a la comunidad pretender que eso no pasa”. 

Proehl-Day dijo que de convertirse en procuradora general se va a asegurar de que la información sobre el estatus inmigratorio de los testigos y las víctimas del crimen nunca llegue a las bases de datos para evitar que otras agencias utilicen algo que no debería de existir. “Mi trabajo es asegurarme de que todos estén seguros y los hispanos también merecen estar protegidos. Todos debemos sentirnos lo suficientemente seguros para poder presentarnos ante la justicia y avanzar, sin importar nuestro estado residencial, y creo que es bola y cayó”. 

Cuando le consultamos sobre las mujeres que denuncian ataques sexuales, la candidata sugirió que es otra área en la que hay mucho por hacer. “Tenemos un gran camino por andar en lo que refiere a la seguridad de la mujer, y el apoyo que debemos darle para que denuncie lo que vive”. 

Sobre el sistema de justicia criminal Proehl-Day nos ofrece una perspectiva que rara veces se ve en una procuraduría. Su padre y su hermano son ex adictos y su familia ha lidiando con temas graves vinculados a la salud mental. Su experiencia personal, combinada con sus años de preparación como abogada defensora la convierten en la candidata ideal para liderar la procuraduría general de Tulsa.  (La Semana) 

 

 

Proehl-Day takes on the District Attorney 

By William R. Wynn 

 

TULSA, OK – Of the many political contests taking place this election season, one that has not received the attention it merits is the race for Tulsa County District Attorney, where challenger Jenny Proehl-Day is taking on incumbent Steve Kunzweiler. La Semana visited with Proehl-Day this week to learn what prompted her to take on the current D.A. and to hear her ideas for reforming the office. 

“Our criminal justice system is broken,” Proehl-Day said, noting that of the several candidates who initially filed for the office, all of them came from similar backgrounds and had similar views on how to run the District Attorney’s office. “People are tired of what we’re doing, so that’s why I made the decision to go ahead and file.” 

Proehl-Day, a Democrat, believes it is past time for a change, and she didn’t believe the incumbent or the other challengers Kunzweiller subsequently defeated in the Republican primary have any motivation to do things differently. 

“The first thing that I would do is change the culture of the office,” Proehl-Day explained. “You have to have a progressive minded District Attorney who’s willing to do criminal justice reform, and then you hire reform-minded prosecutors with more of a diverse background to help implement those changes that you want to see. 

Among the changes Proehl-Day hopes to have the opportunity to implement are better solutions for defendants such as veterans, the mentally ill, and those addicted to drugs or alcohol. 

“I would change the assembly-line approach to criminal justice,” Proehl-Day said. “Instead of doing one size fits all, we would start looking at it from a rehabilitative approach, identifying what the underlying issues are that are causing people to come into the criminal justice system and then, when their charges are appropriate for probation, then we start looking at whether they are appropriate candidates for some of our alternative courts or diversionary programs.” 

Proehl-Day believes that such efforts would pay off, both in a decrease in recidivism as well as lessening the strain on the state’s overcrowded prison system. She insists that, beyond the criminal justice reforms passed in recent years by popular vote, there are a lot of different things the D.A.’s office can do to address the problem. Proehl-Day points out that Oklahoma imprisons 33% more men and 91% more women per capita than the national average, and argues that the District Attorney has a great deal of discretion in deciding whether cases are prosecuted as misdemeanors or felonies. 

“Our sentences are consistently much longer than anywhere else in the United States, so we’re incarcerating them more and giving them longer sentences, and there is no purpose for that,” Proehl-Day insisted. 

Another area where Proehl-Day feels the D.A.’s office can do better is how it deals with Hispanic and immigrant crime victims and witnesses, as well as those charged with crimes. 

“Minorities are so disproportionately affected by the criminal justice system,” Proehl-Day said, “and I think it’s a disservice to everybody in our community to pretend like that’s not happening.” 

Proehl-Day said that if she becomes District Attorney, she would make sure that no information about the residency status of victims or witnesses is ever asked or put into a database, so that if any other agency asks for this information there is nothing to give. 

“My job is to make sure that you’re safe,” she said, “and your community deserves protection as well. You need to feel secure enough in the process to come forward, regardless of your immigration status, and I think we’ve really dropped that ball.” 

Asked about the issue of women reporting sexual assault, the candidate said this is another area where the D.A.’s office needs improvement. 

“We’ve got to do better in making sure women feel secure and supported in coming forward,” she said. 

In speaking about criminal justice, Proehl-Day has a perspective not often seen in the prosecutor’s office. Her father and brother have dealt with substance abuse, and her family has coped with mental health issues as well. She believes that her personal experience, combined with the years she has spent as both a prosecutor and a defense attorney, make her ideally suited to take on the challenges of leading the District Attorney’s office into a new era. (La Semana) 

LEAVE A REPLY